C/ San Cesáreo 25.
28021 Madrid.
Tel: 91 797 04 15
pan y salud

Los romanos crearon el "Panis Militaris", fabricado especialmente para los soldados, era de larga duración y se crearon panaderías exclusivas para la milicia. La dieta esencialmente de las legiones era a base de pan y vino, quizás de ahí el dicho (con pan y vino se anda el camino).

En estas épocas los panaderos distinguían los panes en función de su forma, composición y función. Roma propagó la cultura del pan por todas sus colonias, excepto en Hispania donde los celtíberos ya conocían las técnicas de amasar y panifi car el trigo.

Durante la Edad Media el cultivo de cereales descendió dando lugar a periodos de hambre por la escasez del alimento básico, el pan. En muchos lugares de Europa los monasterios se convirtieron en los principales productores de pan. Curiosamente, en esta época el pan no solamente es alimento básico, sino que, en ambientes de clases pudientes y adineradas se utiliza como plato que después de ser utilizado se arroja a los pobres.

En el siglo XVIII la agricultura progresa, se mejoran los molinos, hay más producción y el precio baja, llegando con más facilidad a las clases más humildes.

En el siglo XIX se inventa el molino de vapor, evolucionan los sistemas de panifi cación y se incorpora una nueva fase a la elaboración del pan (la aireación de la masa) y surgen nuevos tipos de levaduras y técnicas de elaborar el pan.

La sencillez del pan no le resta una riqueza alimenticia considerable, siendo un alimento equilibrado que contiene la mayoría de los nutrientes esenciales que necesita el ser humano para desarrollar correctamente las funciones vitales. Especialistas del corazón recomiendan su consumo ya que ayuda a reducir la urea en sangre y a fortalecer el sistema nervioso (por su alto contenido en vitamina B1), también fortalece los músculos, lo que hace que sea muy recomendable para los niños, personas en la tercera edad y deportistas.

Teniendo en cuenta todas sus propiedades y benefi cios, la particularidad más esencial es que no concebimos un mundo sin pan. Habitualmente es consumido un mínimo de tres veces al día, todos los días del año.

En la actualidad todos los procesos han evolucionado y las panifi cadoras se esfuerzan en mantener las formas y sabores tradicionales, conservando las excelentes propiedades del alimento más importante que el ser humano ha conocido.

Hoy en día, y como hace miles de años, el pan sigue acompañándonos alimentando nuestros sueños y regalándonos el milagro de disfrutar de algo que ya no puede faltar en nuestra alimentación diaria.

Pan y buena salud para todos.

Solicitar contacto comercial
El pan es el primer alimento natural
C/ San Cesáreo 25. 28021 Madrid. Tel: 91 797 04 15